8 Consejos para reducir el consumo de electricidad en casa

El consumo de electricidad parece que nos lleva a todos de cabeza, y mas con la reciente escalada de subida de los precios de "la luz". Ahorrar en la factura, es mas que necesario, es una cuestión de poder llegar a final para muchas familias. Así que vamos a ver unos consejos esenciales, 8 gestos con los que podremos ahorrar cada mes y contribuir de paso a cuidar un poquito nuestro planeta

como ahorrar en la factura de la luz

Bueno para el bolsillo y bueno para el medio ambiente, reducir el consumo de electricidad es una buena idea sobre el papel. ¿Pero por dónde empezar en tu nuevo hogar? Los aparatos, enchufados o no, están por todas partes en nuestras vidas y en todas las habitaciones de la casa.

Es muy interesantes saber y conocer cuanto podemos llegar a consumir, con toda la cantidad de aparatos que tenemos en casa, ser conscientes de ello, para así tomar medidas que nos ayuden a reducir el consumo de energía

Aquí tienes algunos consejos y trucos para ayudarte a controlar y optimizar tu consumo.

Índice
  1. Apagar o desenchufar todos los aparatos que no se utilicen
  2. Optimizar la iluminación de cada habitación
  3. Utiliza las funciones ecológicas de tu lavadora y lavavajillas.
  4. Cocinar económicamente
  5. Calor solo cuando sea necesario
  6. No calentar mas de la cuenta el agua
  7. Cuidar la nevera
  8. Mejorar el aislamiento de casa

Apagar o desenchufar todos los aparatos que no se utilicen

Un cargador de teléfono enchufado, aunque no esté cargando un aparato, sigue consumiendo electricidad innecesariamente. Lo mismo ocurre con los numerosos aparatos eléctricos de nuestras casas que están en stand-by: televisión, reproductor de DVD, horno eléctrico, ordenador, altavoces enchufados, etc. ¿Y ese wifi que sigue transmitiendo toda la noche? ¿Qué te parece ese microondas y ese televisor que muestra la hora incluso cuando no estás?

Cuando no los utilices Desenchúfalos!... Y vuelve a conectarlos cuando lo necesites. Según la Agencia de Medio Ambiente y Gestión de la Energía, esto puede suponer un ahorro de hasta el 10% en tu factura de electricidad.

Al instalar varios enchufes con un solo interruptor, puedes apagar varios aparatos en espera de una sola vez (por ejemplo, la TV/DVD). También es útil cuando los enchufes son de difícil acceso o los cables son difíciles de quitar.

Optimizar la iluminación de cada habitación

No es necesario recrear el esplendor de una feria en tu casa. además de apagar la luz cuando salgas de una habitación y optar por bombillas de bajo consumo (las LED A++ son las más eficientes), elegir la iluminación adecuada para tu habitación y tus hábitos es esencial no sólo para reducir el consumo de electricidad, sino también para mejorar tu bienestar.

Utiliza las funciones ecológicas de tu lavadora y lavavajillas.

La mayoría de las lavadoras y lavavajillas recientes tienen un botón o programa "ecológico" que reduce considerablemente el consumo de agua y electricidad, siendo tan eficiente como los programas convencionales. Los tiempos de lavado suelen ser más largos, pero la buena noticia es que no tienes que estar delante de la máquina.

Cocinar económicamente

Algunos gestos sencillos y de sentido común pueden ayudarte a ahorrar energía en la cocina, como tapar las ollas y sartenes mientras cocinas, reducir la potencia en cuanto hierve el agua, utilizar ollas y sartenes un poco más grandes que la placa de cocción, utilizar ollas a presión (que son más rápidas y eficientes), utilizar el calor rotativo del horno (si tiene esta opción), etc.

La elección de equipos de bajo consumo también es un factor clave: las placas de inducción consumen entre un 20 y un 25% menos de electricidad que otros tipos de placas.

Un consejo de abuela: en lugar de descongelar un producto congelado en el microondas, ponlo en la nevera con bastante antelación. Se descongelará más lentamente, pero ayudará a mantener el frío de la nevera. Así se ahorra el doble de electricidad.

Calor solo cuando sea necesario

La calefacción, ya sea eléctrica o de gas, representa una media del 60% del consumo energético de una vivienda. Así que puedes ahorrar mucho si calientas mejor: bajar la temperatura 1°C puede reducir tu factura energética en un 7% aproximadamente

Como regla general, cada habitación tiene su propia temperatura recomendable, por ejemplo unos 19° C en las estancias comunes, salón, comedor y 17°C los dormitorios que no están ocupados todo el día.

No dejes de abrir las ventanas una vez al día durante unos minutos, por supuesto con la calefacción apagada, esto ventilará tu casa y reducirá la humedad, con lo que vas a conseguir una calefacción un poquito mas eficiente.

No calentar mas de la cuenta el agua

No es cuestión de ducharse a prisa y corriendo, tampoco de dejar de ducharse, pero si de controlar el consumo de agua caliente. Para evitar que te quemes y al mismo tiempo reducir el consumo de electricidad, pon el calentador de agua eléctrico a una temperatura de unos 55 °C. Hay algunos gestos sencillos te permitirán consumir mucha menos agua caliente:

  • Evita las duchas largas con agua caliente.
  • Lava la vajilla ligeramente sucia en agua fría y aclárala sistemáticamente en agua fría,
  • Apaga la caldera si te de viaje unos días
  • El mantenimiento de tu calentador de agua también es esencial.
  • Aislar el deposito de agua caliente

Cuidar la nevera

Nuestros frigoríficos y congeladores agradecen un poco de descongelación de vez en cuando. La congelación rápida provoca un consumo excesivo de electricidad, aunque esto es fácilmente evitable. La limpieza de la rejilla de la parte trasera de estos aparatos ayuda a optimizar su funcionamiento. Tenlo en cuenta a la hora de montar tu cocina: los frigoríficos y congeladores deben estar lo más alejados posible de las fuentes de calor (horno, estufa, radiadores).

Hay pequeñas acciones que también ayudar a ahorrar energía, como meter, como los alimentos en la nevera, cúbrelos en bolsas biodegradables, esto limitará la condensación y producirá mucha menos escarcha.

Mejorar el aislamiento de casa

La renovación de ventanas, puertas, techos y paredes puede tener un impacto considerable en el consumo de energía, pero obviamente tiene un coste y no debe hacerse a la ligera. Incluso antes de emprender grandes obras, ya es posible limitar las pérdidas de calor con algunos gestos, como poner cortinas entre los pasillos y entradas, colocar mangueras de goma en los umbrales de las puertas y ventanas, cerrar las persianas cuando salgamos de casa y no quede nadie

Depende de ti reducir tu consumo y tu factura de electricidad, son pequeños gestos que suman mucho… y por supuesto, elige bien y analiza todas las propuesta de compañía con la que contrates la electricidad

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 8 Consejos para reducir el consumo de electricidad en casa puedes visitar la categoría Consejos bricolaje.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Leer más